CategoriesSALUD

Todo lo que necesitás saber sobre Celiaquía

Todo lo que necesitas saber sobre Celiaquía

Mi nombre es Victoria Arango, soy Licenciada en Nutrición. Me dedico a Enfermedad Celíaca, Diabetes y Alergia a la Proteína Láctea. En esta oportunidad quiero hablarles sobre la Celiaquía, ya pronto al Día Internacional de esta condición el día 05/05.

En el año 2016, luego de muchas idas y vueltas llega mi diagnóstico de Celiaquía, con una cuota de alivio, ya mi Sistema Digestivo pedía ayuda a gritos y mi piel también. Muchos síntomas aislados, todos gritando “celiaquía” pero que en su momento no supe o no quise, inconscientemente, identificar. Este diagnóstico te sacude, es un giro de 360º. Primero para uno que lo lleva, luego para la familia o la red de amistades y por último para la sociedad.

Comencemos entonces por definir brevemente lo que es la Enfermedad Celíaca. Es una enfermedad sistémica autoinmune, inducida por el gluten presente en ciertos cereales de la dieta (trigo, avena, cebada, centeno), que se da en personas genéticamente susceptibles. Presenta una lesión característica en la mucosa del intestino delgado. Se caracteriza por la malabsorción de nutrientes generando patologías como anemia (por falta de absorción de hierro y/o vitamina b12), osteoporosis u osteopenia (generadas por malabsorción de calcio), entre otras. Existe mejoría clínica e histológica luego de la suspensión de los cereales responsables. Las personas celíacas tenemos una intolerancia permanente al gluten, por lo cual la dieta que debe llevarse es libre de gluten y no existen permitidos.

Todas las personas celíacas tienen predisposición genética, pero no todas las personas con predisposición genética desarrollan celiaquía. Los genes responsables se denominan HLA-DQ2 Y HLA-DQ8.

La Celiaquía constituye un modelo de enfermedad autoinmune con un disparador conocido (gluten) y una respuesta humoral específica (Anticuerpos Transglutaminasa Tisular). Es decir que nuestro Sistema Inmunológico responde ante el estímulo del gluten.

La Enfermedad Celíaca no es una enfermedad autoinmune clásica ya que los anticuerpos desaparecen y el daño en el intestino se revierte al eliminar el gluten de la dieta.

El gluten es un complejo de proteínas que constituyen la reserva nutricia de las semillas. Se compone por una parte soluble en alcohol que se llaman Prolaminas y otra insoluble en alcohol que se llaman Gluteninas. Ambas son perjudiciales para la persona celíaca. Con la adición de agua y alguna acción mecánica como el amasado o batido, forman una red de proteínas que confieren a las masas elasticidad y humedad.

Para llegar al diagnóstico primero se realiza un análisis serológico en busca de anticuerpos y luego una biopsia intestinal. La negatividad del serológico no excluye el diagnóstico, sí o sí para llegar a un diagnóstico certero se debe realizar una biopsia intestinal parcheada (significa que deben tomarse entre 4 y 6 muestras de distintas porciones del intestino porque hay veces que una porción del intestino puede estar sana y otra lastimada, si se toma muestra y se biopsia por ejemplo de la parte sana, no se va a llegar a un diagnóstico correcto, prolongando el daño y el mal estar en la persona celíaca). Bajo ningún punto de vista se debe comenzar la dieta libre de gluten antes del diagnóstico certero con el resultado de la biopsia, esto puede llevar a resultados y tratamientos erróneos.

Los marcadores serológicos son:

  • Dosaje total de IgA.
  • Anticuerpo Anti-Transglutaminasa Tisular. IgA – IgG.
  • Anticuerpo Anti-Endomisio. IgA-IgG.
  • Anticuerpo Anti-Gliadina. IgA-IgG
  • Anticuerpo Péptido Deaminado de Gliadina. IgA-IgG.

Puede existir el caso que los marcadores serológicos estén muy cerca del límite corte y que la biopsia presente un Marsh 1 o si el paciente comenzó a realizar la dieta libre de gluten antes de haber confirmado el diagnóstico o cuando el diagnóstico es dudoso; en estos casos se solicita un análisis genético en busca de los genes HLA-DQ2 y HLA-DQ8.

Una vez confirmado el diagnóstico, se comienza con alimentación libre de gluten, y al año deben repetirse los análisis serológicos para confirmar la negativización de los mismos.

En la ciudad de La Plata se realizó un estudio que determinó una prevalencia de celiaquía de 1/167 individuos; 1/124 mujeres y 1/251 hombres. Otro estudio realizado en niños, con una muestra de 2219 niños, demuestra una prevalencia de 1/79 niños. Lo que les quiero decir con esto es que mientras más temprano se llega al diagnóstico, por supuesto menos probabilidades de tener diferentes consecuencias como fracturas, osteoporosis, etc. Hoy por hoy, es mayor la prevalencia de Celiaquía en niños que en adultos, entonces me planteo ¿Qué le estamos dando de comer a nuestros chicos? En los últimos 40 años se ha modificado varias veces la genética del trigo para que rinda más, para que soporte cambios climáticos, entre otras cosas. Las modificaciones enzimáticas del trigo pueden explicar un aumento en la prevalencia de Celiaquía.

Quiero definirles, para que quede bien en claro, cuáles son los síntomas que se pueden presentar para estar atentos a posibles diagnósticos.

Síntomas digestivos: constipación, diarrea, vómitos, náuseas, dolor abdominal, distensión, meteorismo, esteatorrea (pérdida de grasa en la materia fecal).

Síntomas extra-digestivos: pérdida de peso, dolor o fatiga muscular, dolor ósea, falta de apetito, osteopenia u osteoporosis, edemas, parestesias, trastornos en el crecimiento, irritabilidad o cambios de humor, amenorrea o menarca tardía, menopausia precoz, abortos espontáneos, infertilidad, uñas quebradizas, pérdida de cabello, anemia, aftas orales, piel seca, sarpullidos, aumento serólogicos de transaminasas, disminución de las proteínas en sangre, defectos en el esmalte dental, retraso en la erupción dentaria, cefaleas.

Existe la posibilidad de que una persona sea celíaca pero no presente síntomas. Esto hace muy difícil su diagnóstico y su tratamiento, pero de todos modos, ante un diagnóstico certero, con biopsia confirmada, sí o sí se debe comenzar una dieta libre de gluten sin permitidos.

Otro punto a aclarar es que la Celiaquía no tiene grados. Sos celíaco o no sos celíaco. Lo que sí tiene clasificación es el tipo de daño intestinal que se obtiene como resultado de la biopsia.

Es muy importante que ante un diagnóstico de celiaquía, los familiares directos se hagan analizar. La prevalencia en familiares directos es del 10%.

Hay evidencia que se guarda una co-relación entre la Celiaquía y diferentes Enfermedades Autoinmunes como Diabetes Mellitus I, Enfermedad Tiroidea Autoinmune, Psoriasis, Dermatitis Herpetiforme, Hepatopatía Autoinmune, Miastenia Gravis, Lupus, Artritis Reumatoidea, Enfermedad de Addison, entre otras. La frecuencia de trastornos autoinmunes en 10 veces mayor en los pacientes adultos con Celiaquía en la población general, por lo tanto, se debe estar atento a la presentación de distintos síntomas que no estén asociados a Celiaquía.

Me gustaría hacerles una distinción de lo que es la Enfermedad Celíaca y la Sensibilidad al gluten no celíaca. La Sensibilidad al gluten no celíaca es un diagnóstico de exclusión, esto significa que primero se buscan serológicos (IgA-IgG) y biopsia para descartar Celiaquía; puede buscarse también si es una alergia al trigo (IgE), pero al encontrar estos negativos, por descarte, se diagnostica la sensibilidad.

Es una condición clínica que presenta trastornos morfológicos, inmunológicos o funcionales que responden a la exclusión del gluten. Cuando el gluten se excluye de la dieta los síntomas remiten. Puede haber síntomas como fatiga, anemia, cefalea, dolor abdominal, diarrea, eccema, dolor articular. El único indicador que puede dar alterado es el Anticuerpo Antigliadina IgG porque indica la respuesta a un antígeno (gluten), no indica autoinminudad, que sí la hay en Celiaquía. Los hallazgos en biopsia son normales.

Tanto para la celiaquía como para la sensibilidad, el tratamiento es el mismo, una dieta libre de gluten, para lo cual es necesario una consulta nutricional con un profesional especializado en el tema para evaluar el estado nutricional del paciente, ya que muchas veces presentan deficiencias nutricionales de nutrientes como calcio, hierro, magnesio, zinc, vitaminas del complejo B y D. Además la dieta libre de gluten tiene diferentes etapas de progresión para favorecer la recuperación intestinal, adaptándose a los síntomas que presente la persona.

Deberíamos basar nuestra alimentación en productos que son naturalmente libres de gluten, como frutas, vegetales, huevos, carnes, frutas secas, legumbres, arroz. Cuanto menos procesado y manufacturado, mejor. Existen harinas alternativas como harina de maíz, harina de arroz integral, harina de garbanzos, harina de trigo sarraceno (este es apto ya que no contiene las prolaminas que desarrollan gluten), harina de sorgo, harina de algarroba, almidón de maíz, fécula de mandioca, entre otras.

Todo lo que nosotros consumimos que tenga un proceso industrial, debe estar certificado y tener logo. Existe un listado de alimentos aptos elaborado y publicado por el Instituto Nacional de Alimentos (INAL) que se encuentra disponible en la página on-line de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). También se encuentran disponibles los medicamentos aptos; si surge una duda respecto a si un medicamento es o no apto se debe consultar con el médico que lo indicó y/o llamar al laboratorio que lo fabrica.

Para evitar que las comidas o alimentos libres de gluten se contaminen con gluten debemos:

  • Preparar y cocinar los alimentos libres de gluten antes que las demás comidas, dejarla separada bien cubierta.
  • Cocinar en ollas, sartenes, aguas de hervor, aceites diferentes.
  • No comprar a granel donde no sabemos la procedencia o manejo de los alimentos.
  • Almacenar separados, preferentemente en estantes superiores, tanto en heladera como alacena, en recipientes herméticos.
  • Utilizar utensilios que estén correctamente limpios.
  • Si se deben cocinar al mismo tiempo en el horno, preparaciones sin gluten y con gluten, colocar en fuentes diferentes, la preparación sin gluten en la parte de arriba.
  • Existen algunos elementos que deben ser de uso exclusivo como: coladores, espumaderas, tostadora, máquina para hacer pan, pasta linda, palo de amasar, tabla de madera, espátulas de teflón, etc. Todo tipo de elemento que sea de material poroso y que no pueda higienizarse correctamente.
  • Utilizar esponjas para lavar los platos que sean distinguidas, para lavar con gluten, para lavar sin gluten.
  • Los productos para untar deben ser exclusivos para ingerir sin gluten o separar en un pote hermético.
  • Cuando se cocina o caliente en el microondas debe hacerse con tapa.

El último punto que me gustaría hablar es sobre el manejo emocional de la Celiaquía. Hay personas que se sienten aliviadas al momento de recibir el diagnóstico, porque cambiando la alimentación se llega a una solución. Pero como línea general es un poco abrumador llevar un cambio de esta magnitud, por eso recomiendo cuando sea necesario buscar ayuda terapéutica. A veces es necesario permitir enojarse o frustrarse para luego comenzar a aceptar esta condición. Se puede, podemos llevar a cabo una alimentación diferente, estoy de acuerdo en que socialmente nos falta, pero quiero ser una persona optimista y pensar que podemos ser capacitadores sociales de esta condición.

Cualquier duda o cualquier consulta, la voy a estar respondiendo con videos en vivo en días posteriores.

Para realizar este informe obtuve información de los manuales del Ministerio de la Salud de la Nación y del Posgrado: Abordaje Médico – Nutricional de la Enfermedad Celíaca del Instituto Universitario Hospital Italiano de Buenos Aires.

 

Victoria Silvia Arango.

Licenciada en Nutrición MP 1553/2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.