CategoriesALIMENTACIÓN

Mijo. Propiedades y beneficios.

Mijo Propiedades y beneficios

Propiedades nutricionales del Mijo.

El mijo es uno de los cereales más antiguos y consumidos por la historia de la humanidad, especialmente en Asia. Al igual que otros cereales muy saludables, el mijo destaca por su riqueza nutricional y tiene la ventaja adicional de no contener gluten.

 

Carbohidratos muy energizantes

El mijo es especialmente rico en hidratos de carbono y según la medicina tradicional china es un alimento yang, es decir, que proporciona calor, vitalidad y energía y que está especialmente recomendado para personas con exceso de yin (frío, falta de vitalidad, humedad, etc). Al igual que todos los cereales, se trata de hidratos de carbono complejos, es decir, saludables y muy necesarios para proporcionar energía al organismo. Los hidratos de carbono complejos son de absorción lenta y por ello no desestabilizan los niveles de azúcar en sangre. Son los más adecuados para personas con diabetes.

 

Fibra abundante

Por supuesto, entre sus hidratos de carbono destaca la abundancia de fibra, ese fabuloso prebiótico necesario para mantener la salud de la flora intestinal.

 

Grasas de las buenas

En este sentido su composición es muy similar a otros cereales como el arroz, conteniendo un gran porcentaje de grasas insaturadas que son las beneficiosas para el corazón, las paredes celulares y el sistema cardiovascular.

 

Proteínas medio-completas

A excepción de alimentos como la soja o la quinoa (que contienen prácticamente todos los aminoácidos esenciales en las cantidades apropiadas y pueden sustituir perfectamente a la carne en una dieta vegetariana) los cereales en general, incluyendo el mijo, deben combinarse con legumbre para poder obtener una proteína de alto valor biológico con todos los aminoácidos necesarios. Para que nuestro cuerpo pueda construir sus propios tejidos, es necesario que le proporcionemos todos los aminoácidos esenciales. Para ello podemos combinar varios alimentos como cereal + legumbre + semillas y frutos secos. Conviene señalar en este punto que el mijo no contiene gluten, una de sus máximas ventajas (no solo para la enfermedad celíaca, sino para todo el mundo). El gluten causa verdaderos estragos en el intestino y, como consecuencia, en el resto del organismo.

 

Vitaminas y minerales

El mijo destaca por su riqueza en vitaminas del grupo B (B1, B2, B5, B6, Ácido fólico), así como minerales y oligoelementos como el hierro, calcio, zinc, magnesio, fósforo y potasio.

 

Beneficios del Mijo

Cerebro y sistema nervioso: Puesto que contiene algunos aminoácidos esenciales, magnesio y vitaminas del grupo B, este cereal está indicado en caso de ansiedad, depresión, nerviosismo, insomnio, problemas de memoria, hiperactividad, etc.

Deportistas: El mijo y otros cereales proporcionan la energía necesaria para el desgaste deportivo, además de contener aminoácidos esenciales y grasas insaturadas. El mijo está indicado en las dietas para deportistas.

Problemas intestinales: Los cereales integrales, sobre todo cuando son de procedencia ecológica, ayudan a mantener en buen estado la flora intestinal y el estreñimiento.

Dieta equilibrada: Los cereales, entre ellos el mijo, deben constituir el grueso principal de una dieta saludable. Los hidratos de carbono son necesarios e imprescindibles para el correcto funcionamiento del nuestro organismo.

Debilidad: Puesto que suponen la principal fuente de energía, no deben faltar cereales como el mijo en caso de debilidad física (o incluso emocional).

Embarazo: Por las razones anteriormente mencionadas, por su contenido de ácido fólico, vitaminas del grupo B y minerales y oligoelementos, el mijo debe incluirse en la nutrición durante el embarazo y la lactancia.

Otros: Dolores musculares, fibromialgia, fatiga, alteraciones del sistema nervioso, dieta alcalina.

 

Consumo de mijo

Si queremos conservar sus propiedades nutricionales, tendremos que cocinarlo un poco de paciencia y ponerlo a fuego lento durante, aproximadamente una hora.

El mijo es un cereal muy redondito de textura agradable, parecido al cus-cus. La forma de cocinarlo es la misma que el arroz integral o la quinoa. Es decir, se hierve y luego se puede consumir de distintas formas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.