CategoriesSALUD

El paradigma de los 5 monos

paradigma de los 5 monos

El paradigma de los 5 monos

Si nunca leíste el paradigma de los 5 monos te invitamos a que lo hagas y a que puedas abrir tus pensamientos para incorporar nueva información.

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula y en el centro de la misma una escalera con muchas bananas. Cuando uno de los monos subía por la escalera para tomar una de las bananas, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre él hasta hacerle desistir en su intento.

Luego de algún tiempo de repetir esta operación, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros a la fuerza se lo impedían.

Pasó el tiempo y ya ningún mono subía la escalera, a pesar de la tentación que significaban las bananas. Fue entonces cuando los científicos sustituyeron uno de los monos. La primera cosa que hizo el nuevo simio fue subir por la escalera, pero rápidamente los otros monos se lo impidieron por la fuerza. Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la escalera.

Un segundo mono fue sustituido y ocurrió lo mismo. El primero de los sustitutos, incluso participó con entusiasmo de la paliza que le dieron al novato para impedirle que subiera por la escalera.

Este proceso se repite poco a poco hasta que tan solo queda un mono sin sustituir.

Finalmente, el último de los monos veteranos fue sustituido, de manera que quedaron en la jaula cinco monos que nunca habían recibido un chorro de agua fría para que desistieran de su intento de alcanzar las bananas que estaban al final de la escalera, pero que, de todas maneras, continuaban golpeando a cualquiera que intentara llegar a las bananas.

Estoy seguro que si fuese posible preguntarle a los monos por qué atacaban a cualquiera que intentaba subir la escalera, la respuesta sería: No sé, pero las cosas siempre se han hecho así en este lugar.

Nosotros muchas veces aceptamos muchos hechos sin cuestionarlos, simplemente porque toda la vida se han hecho así. Si esos monos se hubieran podido detener un momento y reflexionar sobre lo que estaba ocurriendo, quizá se hubieran aventurado a volver a intentar coger un plátano.

¿Te resulta familiar? No pierdas la oportunidad de preguntarte: ¿Por qué hago lo que hago?

 

Seguínos en INSTAGRAM y FACEBOOK

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.